Eventos Pasados

Eventos celebrados por comisión de efemérides patrias.

Ofrenda floral en honor a Caamaño

febrero 16, 2018

El coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó dejó a la República Dominicana un legado de dignidad, valentía y respeto, dijo esta mañana el coronel Francis Caamaño, hijo del héroe de la revolución de abril de 1965, al cumplirse hoy el 45 aniversario de su fusilamiento.

El coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó dejó a la República Dominicana un legado de dignidad, valentía y respeto, dijo esta mañana el coronel Francis Caamaño, hijo del héroe de la revolución de abril de 1965, al cumplirse hoy el 45 aniversario de su fusilamiento.

El militar exhortó al pueblo dominicano a continuar la lucha para completar los principios de libertad y soberanía enarbolados por su padre en la gesta de abril.
“Los principios de Caamaño estarán eternamente con los dominicanos, porque supo sacrificarse por este país, para dejarle un legado de justicia social y soberanía”, puntualizó Caamaño al participar en una ofrenda floral depositada en el Mausoleo de su padre en el Panteón Nacional.

En el acto estuvieron presentes la viuda de Caamaño Deñó, María Paula Acevedo y su hermana Milagros Caamaño, así como el mayor del Ejército Juan Lora Fernández, hijo del coronel Juan María Lora Fernández.
Caamaño Deñó nació el 11 de junio de 1932 en Santo Domingo, fue militar y ocupó la presidencia constitucional de la República Dominicana durante la guerra de abril de 1965.

Tras el estallido de la revolución del 24 de abril de 1965, Caamaño encabezó el movimiento creado por el coronel Fernández Domínguez, quien se encontraba en Puerto Rico con impedimento de entrada al país, inspirado en devolver a la nación el orden constitucional violado en 1963, primero frente a los militares golpistas y luego a la invasión norteamericana, convirtiéndose en el líder indiscutible de la guerra de abril.

Caamaño desembarcó junto a ocho hombres en la playa Caracoles el 2 de febrero de 1973, en pleno apogeo de los denominados 12 años del gobierno de Joaquín Balaguer.

Fue fusilado el 16 de febrero de 1973 en las montañas de San José de Ocoa por tropas del Ejército Nacional al mando del secretario de las Fuerzas Armadas del momento, contralmirante Ramón Emilio Jiménez (Milo).
Junto al coronel murieron los jóvenes, Heberto Giordano Lalane José, quien era su mano derecha, y Alfredo Pérez Vargas.
Mientras esto pasaba los demás compañeros de los opositores al gobierno de Balaguer trataban de preservar sus vidas resguardándose entre las montañas.
Pero la feroz persecución acabó con los sueños revolucionarios de la mayoría de los que integraban el grupo guerrillero.
Al final uno a uno fueron cayendo frente a los contingentes militares supervisados por el secretario de las Fuerzas Armadas, contralmirante Ramón E. Jiménez, y el mayor general Enrique Pérez y Pérez, quien era jefe del Ejército.

Del grupo guerrillero sobrevivieron Claudio Caamaño Grullón, Hamlet Hermann y Toribio Peña Jáquez, quien se perdió en el trayecto.
Al momento del desembarco, Caamaño tenía 40 años de edad.

Murió el 16 de febrero de 1973 y quedó como un héroe de la Revolución de Abril.

También se desempeñó como jefe del cuerpo antimotines de la Marina de Guerra, conocidos como “cascos blancos”.

A raíz de estos acontecimientos el 3 de mayo de 1965, contando Caamaño con 32 años de edad, el Congreso Nacional lo elige y designa Presidente Constitucional de la República Dominicana, tomando posesión el día 4 de mayo, en el Parque Independencia.

El coronel Fernández Domínguez regresa clandestinamente incorporándose a la lucha y cayendo en combate en la toma al Palacio Presidencial el 19 de mayo.

Caamaño ocupó la posición de presidente de la República hasta el 3 de septiembre de ese mismo año cuando presenta su renuncia en un acto masivo en la Fortaleza Ozama, tras la firma del Acta de Reconciliación Dominicana.

Otros Eventos

Conoce más detalles de otros eventos celebrados por la comisión permanente de efemérides patrias.